Dificultades para acceder a las ayuda económicas en Florida por parte de los inmigrantes

La reconstrucción del estado de la Florida será una tarea colosal. Pero detrás de la devastación y los esfuerzos de recuperación están los impactos en las comunidades de inmigrantes de Florida y las barreras que enfrentan para recibir ayuda y apoyo federal bajo el gobernador republicano de derecha del estado, Ron DeSantis. Esta figura ha sido un ferreo opositor de políticas pro inmigrantes en el estado, donde se  estima que viven 772 mil inmigrantes indocumentados.

El impacto directo del huracán Ian en Florida ha devastado numerosas comunidades del suroeste y el centro de Florida, con estimaciones de daños que oscilan entre los 30.000 y los 100.000 millones de dólares, y miles de personas que probablemente se queden sin trabajo.

Semanas antes del paso de Ian, DeSantis apareció en los titulares nacionales por haber realizado vuelos chárter de migrantes desde Texas hasta Martha’s Vineyard. Ahora está siendo investigado por el presunto mal uso de los fondos para los vuelos. DeSantis ha afirmado sin pruebas que los migrantes tenían intenciones de viajar a Florida y lo hizo como defensa.

Ver también:  Visita Estados Unidos en febrero a pesar del frío

DeSantis también ha presionado para que se contrate a trabajadores locales de Florida para la retirada de escombros (a menudo se recurre a trabajadores inmigrantes indocumentados para las tareas de limpieza de los huracanes).

El político hizo público un caso de tres inmigrantes indocumentados que fueron arrestados por robo tras el huracán y ha impulsado narrativas que vinculan a los inmigrantes indocumentados con el crimen en los anuncios de campaña. También ha afirmado falsamente que su oponente demócrata, Charlie Crist, apoya las fronteras abiertas.

Aumento del miedo que tienen los inmigrantes a la hora de buscar ayuda

Alrededor de la mitad de los 700.000 trabajadores agrícolas estimados en Florida son inmigrantes indocumentados, y según Neza Xiuhtecutli, directora ejecutiva de la Asociación de Trabajadores Agrícolas de Florida, con sede en Apopka, Florida:

Ver también:  Se levanta la norma que dificulta los permisos de trabajo para los solicitantes de asilo en los Estados Unidos

“El estatus migratorio es una de las mayores barreras a las que se enfrentan incluso para sentirse cómodos pidiendo ayuda”.

Xiuhtecutli dijo que los trabajadores agrícolas, que son predominantemente migrantes de América Latina, no tienen muchos ingresos y se han visto afectados por la pérdida de trabajo, especialmente cuando los daños en las cosechas frustran a los trabajadores que no tienen acceso a los beneficios de desempleo u otros programas de la red de seguridad social.

“Muchos de ellos no tienen derecho a acceder a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias ni a ningún tipo de dinero federal”, añadió Xiuhtecutli.

“El hecho de que muchos de ellos sean indocumentados -incluso si cumplen los requisitos- les impide acercarse a pedir ayuda porque ven que podría poner en peligro la capacidad de permanencia de sus familias”.

Ver también:  Cosas que Bank of America indica que debes hacer si pierdes tu trabajo en EE.UU.

Daniel Castellanos, director de compromiso con la mano de obra de la organización sin ánimo de lucro Resilience Force y antiguo trabajador migrante que colaboró en la recuperación y reparación en Nueva Orleans tras el huracán Katrina, ha estado sobre el terreno en el suroeste de Florida ayudando a los trabajadores migrantes en cuestiones como el robo de salarios. Afirma que los contratistas y los propietarios de viviendas explotan a los trabajadores migrantes, contratándolos para realizar trabajos de desescombro o reparación, y luego, a menudo, se aprovechan del hecho de que muchos de ellos no hablan inglés y se niegan a pagarles.

USA Diario en Google News


Deja un comentario