En un momento en el que los proveedores de servicios sanitarios han apostado por la telemedicina, Amazon, el mayor minorista online del mundo, sorprendió a Wall Street a finales de julio cuando anunció que adquiriría Life Healthcare Inc. que gestiona el servicio de atención primaria One Medical, basado en la suscripción, por 3.900 millones de dólares.

Los inversores y los observadores del mercado señalaron que la incursión de Amazon en el sector de la salud no ha sido muy buena, mientras que los defensores de la privacidad expresaron su preocupación por el acceso de Amazon a los datos médicos de los pacientes. Sin embargo, otros han expresado sus esperanzas de que Amazon aporte a la sanidad las eficiencias que tanto necesita y la mejora de la experiencia del cliente, como ha hecho con las compras al por menor.

Amitabh Chandra es el profesor Henry y Allison McCance de Administración de Empresas y presidente del programa M.S./M.B.A. en ciencias de la vida de la Harvard Business School. Ha valorado recientemente sobre la última apuesta de Amazon y lo que puede significar para sus compradores.

Ver también:  Guía para solicitar una extensión de estadía en Estados Unidos

“Amazon es una empresa enorme. Creo que todos estamos emocionados porque es Amazon, pero la realidad es que es un gasto de 4.000 millones de dólares para una empresa que tiene 160.000 millones de dólares de activos corrientes en su balance que pueden desplegar para comprar otra empresa. Así que, en realidad, esta es una adquisición muy pequeña para Amazon, muy, muy pequeña”, explica el investigador.

Y añade: “Cuando Amazon mira a la sanidad, probablemente ve dos oportunidades en las que podría añadir mucho valor. En primer lugar, la cadena de suministro de la sanidad es un desastre. Hay muchos intermediarios que venden a otras personas, y a Amazon le ha ido muy bien racionalizando la cadena de suministro. Así que deben pensar que las actuales aseguradoras y otros pagadores no pueden mejorar la cadena de suministro en relación con lo que ellos pueden”.

La segunda área en la que Amazon puede pensar que puede ayudar es en la transparencia de los precios: Los precios son a menudo opacos en la atención sanitaria. Nadie sabe realmente el precio de nada. Pero es un salto pensar que haciendo los precios más transparentes, podemos ahorrar dinero en la atención sanitaria.

Ver también:  Amazon sorprende con la segunda tienda de este tipo en el país

Existen innumerables experimentos sobre la transparencia de los precios en la atención sanitaria, en los que se ha dado a los pacientes información sobre los precios y no hay pruebas de que utilicen esa información en el momento en que necesitan su atención sanitaria.

La compra de atención sanitaria no se parece en nada a la compra de otros artículos que podría vender hoy Amazon y este tipo de ideas que implican un mayor consumismo en la atención sanitaria no han funcionado, y no es que otras empresas no lo hayan intentado.

En términos más generales, Amazon lleva más de 20 años interesándose por la sanidad

Tuvieron un desastre en 2018 cuando lanzaron Haven, junto con JPMorgan Chase y Berkshire Hathaway, que fue un esfuerzo ingenuo para reformar la atención médica. Haven se hundió en 2021. Y a finales de los 90, intentaron comprar drugstore.com. Así que han estado interesados en la atención sanitaria durante mucho tiempo, pero sin éxito. La sanidad es difícil, y las lecciones generales de fuera de la sanidad no siempre se aplican a la sanidad.

Ver también:  Se acerca el Black Friday y Amazon está al límite

USA Diario en Google News


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *